Apuntes del curso “El camino interior” (I)

(Texto-plegaria bellísimo, que recitábamos al iniciar la meditación nocturna, rodeados de los sonidos de la Naturaleza)
Que todos los seres sean felices y creen las causas de la felicidad.
Que todos los seres se liberen del sufrimiento y no creen las causas del sufrimiento.
Que encuentren la noble felicidad que el sufrimiento no puede manchar.
Que alcancen la compasión universal e imparcial, más allá del prejuicio mundano de amigos y enemigos.
Todos los seres hasta donde alcanza el espacio puedan ser felices, estar libres del sufrimiento y alcanzar rápidamente el insuperable, perfecto y completo bienestar.
Con este propósito hasta que alcance la budeidad emplearé mi cuerpo, palabra y mente con virtud.
Desde hoy hasta la misma hora de mañana emplearé mi cuerpo, palabra y mente con virtud.