Contracorriente

A menudo olvidamos que todo es impermanente y está en un fluir constante.
Todos los fenómenos se manifiestan, permanecen, cambian y desaparecen.
La fuerte presión egocentrista, competitiva y comparativa que desgraciadamente impera en nuestra sociedad puede derivar, si no estamos atentos y vigilantes, en una excesiva obsesión absorta en nosotros mismos.
Nos atribuimos entonces una exagerada autoimportancia personal, nutrida tanto del miedo al fracaso como de la esperanza exacerbada de conseguir algo.
Esos movimientos tan marcados entre el miedo y la esperanza, hacen que perdamos el contacto con nuestra auténtica naturaleza.
Nos convertimos en esclavos de nuestros propios deseos que se incrementan más y más…y en algún punto nos parece haber conseguido algo, pero inmediatamente surge la amenaza de que habremos de perderlo.
El éxito y el fracaso, toman  proporciones gigantestas, exageradas y se alternan con rapidez.
Empezamos a creer que el mundo se mueve para nosotros, que es él el que nos da y nos quita.
En esa atmósfera sofocante empezamos a ver a los demás como una amenaza. Nuestro ensimismamiento es tan grande que ni siquiera nos damos cuenta de lo rudo y agresivo que puede ser nuestro comportamiento.
Pasamos de una actitud defensiva a una ofensiva.
Sembramos dolor, en nosotros mismos y en los demás.
No permitas que esto suceda.
Mantente atento, vigilante.
Practica la serena atención de una manera muy despierta.
Observa cuidadosamente tu lenguaje corporal, verbal y sobretodo aquello que piensa o almacena tu mente.
Estabiliza la armonía, el sosiego y la flexibilidad.
Cultiva un buen corazón, generoso, amplio y espacioso.
No permitas que la corriente te arrastre.