Cómo escoger un libro. How to choose a book.

Para mi, escoger un libro, en una librería o en una biblioteca, era un auténtico problema.
Siempre me da la impresión de estar en un hospicio.
Los libros me miran silenciosamente esperando ser elegidos,  suplicando que dé vida con mi lectura la historia que llevan aprisionada en sus páginas.
Pasaba mucho tiempo mirando portadas, paseando indeciso,  leyendo argumentos… hasta que, un día, descubrí un método infalible y rápido para realizar mi elección en menos de un minuto.
Entro en la biblioteca, me sitúo delante de una estantería llena de libros. Con mucho cuidado de no mirarlos, cierro los ojos, respiro hondo y con mi mano abierta me dejo guiar por el azar y, en una especie de pequeño estado de trance, dirijo mi mano abierta al viento hacia uno de ellos y… ¡ya está!
¡Ese es el elegido!
Muchas veces son libros con portadas vulgares, que yo nunca hubiera escogido, sobre temas que no me hubieran parecido interesantes, pero que después han resultado ser una gran sorpresa.
Como en las personas, la belleza está en el interior, la apariencia externa condiciona muchas veces nuestras decisiones en exceso.
Para estas cosas, me gusta dejarme guiar por el azar. Nos asusta  reconocer lo importante que es en nuestras vidas.
Entonces, ¿porqué no dejarle que guíe, con nuestra aceptación, algunas de nuestras decisiones?
A mi me funciona…y me ha proporcionado maravillosas sorpresas.
¡Pruébalo!

For me, choosing a book in a bookstore or a library, was a real problem.
It always gives me the impression of being in a hospice.
The books, look at me silently, waiting to be chosen, begging that I give life with my reading  the story that are trapped in their pages.
I spent much time looking covers, undecided walking, reading arguments … until one day I found a quick and foolproof method to make my choice in less than a minute.
I go into the library, I stand in front of a bookshelf full of books. With careful not to look at them, I close my eyes, breathe deeply and open my hand guided by chance  and,  in a  small state of trance, I extend my open hand  to the wind and… Done!
That’s the one!
Often are books with vulgar covers, I never would have chosen them, on issues of little interest to me, but later proved to be a great surprise.
As in people, beauty is in the interior and external appearance conditions many times over our decisions.
For these things, I like to be guided by chance. It scares us to recognize how important it is in our lives.
So… Why not let it to guide, with our acceptance, some of our decisions?
Really works for me … and has given me wonderful surprises.
Try it!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.