Tu mirada.

Tus ojos dicen algo más allá de las palabras.
Ojos dulces, alegres, melancólicos, airados, compasivos, benévolos…
Tus ojos no mienten.
Tu mirada puede descubrirnos un mundo.
Con un movimiento de ojos puedes revelar un secreto, dar una advertencia, una caricia.
Es un lenguaje silencioso y profundo,
misterioso,
que penetra hasta lo más hondo del alma.
Tus ojos me hablan de tiempos remotos,
de desiertos de fina arena,
de palmeras repletas de olorosos dátiles.
Juegan a ser el mar cuando se iluminan.
Un mar cálido de dulce miel, donde nacen los sueños,
donde querría sumergir mis temores para siempre.
Cuando me veo reflejado en ellos, siento que estoy en casa.
Tus ojos dicen algo más allá de las palabras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.