Escrito en las estrellas

Es revelador y muy interesante lo que me está ocurriendo con la última obra que estoy escribiendo para Ensemble XXI.
Si tienes un momento, me gustaría compartirlo contigo.
La idea surgió de una manera deliciosa e inesperada.
Un día de lluvia, mientras yo estaba dando mi clase en el Conservatorio de Monzón, se formó un completo, precioso y colorido arco iris.
Ese mágico momento coincidió con la clase de la alumna de menor edad que he tenido en mi curso, Joanna, de siete años.
Es imaginativa, creativa, simpática y con excelentes dotes para la guitarra, a pesar de su corta edad.
La miré y le dije:
-Joanna, ¿has visto el bonito arco iris que se ha formado fuera?
– Sí-me contestó y siguió hablando-¿Sabes que al final del arco iris hay un tesoro?
– No, no la sabía…
– Sí, hay un tesoro…
-Ah…-y le pregunté-¿Y tú has ido alguna vez a buscarlo?
-¡No, no puedo porque siempre tengo muchos deberes!
¡Inevitablemente me puse a reír!
Me pareció una conversación deliciosa y la idea del tesoro muy poética e inspiradora, tanto es así, que pensé tomarla como punto de partida para mi nueva obra.
“Al final del arco iris” se titularía y pensaba convertirla en algo así como en un canto transparente a la infancia perdida.
Sería luminosa, expresiva, evocadora y con algún momento más rítmico y divertido quizás en la parte central para expresar la espontaneidad de los niños.
Empecé a escribirla.
Todo fluía increíblemente bien y rápido para tratarse de mi, que suelo ser bastante lento a la hora de escribir.
Iba enlazando temas con suma facilidad y creí llegar al momento adecuado donde incluir la parte contrastante rápida y empecé a darle forma, en tres días tenía bastante compases una idea más o menos buena…que en el cuarto día borré por completo.
No encajaba, era completamente forzado incluirla y la obra se resistía a admitirla.
Es como si ella misma me dijera: “José Antonio por mucho que tu quieras o hagas, yo he decidido que quiero ser sólo lenta, sí, tu eres el compositor y quien me está creando, de acuerdo, pero yo soy una obra de arte y tengo mis derechos, voy a ser yo quien decida a partir de ahora lo que quiero ser”
Ante una situación así, me rendí a la evidencia.
La obra sería un único movimiento lento, qué le vamos a hacer, era inevitable.
Pues bien, después de un mes y medio más o menos de dejarla aparcada por múltiples obligaciones, el otro día me decidí a retomarla y seguir escribiendo.
Para situarme antes de seguir, escuché en el ordenador los siete u ocho minutos que llevo escritos y…¡oh sorpresa!
¿Donde esta el arco iris? ¿Donde está la inocencia?¿Donde la luminosa transparencia que pretendía inculcar a mi música?
¡En ningún sitio!
La obra tiene un carácter totalmente diferente: tiene fuerza, expresividad, momentos apasionados, de delicada tensión, con giros dulces y melancólicos que muchas veces se convierten en llamadas sin respuesta.
En definitiva: mi obra no es “Al final del arco iris”
Desde el primer momento ella decidió que no lo sería.
Escribiéndola era como si los árboles no me permitieran ver el bosque, sólo hacia falta escucharla con cierta perspectiva para darse cuenta.
La conclusión para mi es clara y preciosa: es una obra nacida del corazón, de una imperiosa necesidad de explicar “algo”, de ahí la facilidad también a la hora de escribirla.
Y es que, hay veces en que, por mucho que nos empeñemos en evitarlo, las cosas acaban siendo lo que quieren ser, y lo que tiene que ocurrir ocurre.
Es como si el destino estuviera “Escrito en las estrellas”…
y si, creo que sí,
veo con claridad,
que ahora sí tengo un buen título para mi nueva obra.
stars

Si me dejas

Largo y tenebroso es el camino en el que te sumerges al caer la tarde.
Desde la orilla distante, con mis brazos vacios, te observo partir.
El oscuro océano de tus pensamientos te abraza con sus frías alas,
mientras el viento de las antiguas desdichas pasa gritando a mi lado.
No hay barca, ni remos con que atraparte.
Sólo ese viento helado que impulsa irremediablemente tus velas.
Tus ojos encendidos se apagan en la distancia.
Y ya no hay ni faro próximo, ni estrellas.
Ni senda escrita en un mapa con que encontrarte.
Si me dejaras acompañarte…
Si me dejaras…
Le diría al mar que te cuidara.
Al viento que te acariciara.
Y a la dulce y preciosa luna de otoño, que te guiara.
Si me dejaras…
Te miraría largamente a los ojos.
Compartiría tu aliento.
Despacio, muy despacio,
apoyaría mi mano sobre tu pecho,
te susurraría antiguas palabras,
para que me sintieras muy cerca,
y regresaras,
guiada por la cálida brújula de tu corazón encendido,
de nuevo a mi lado.

Puedes descargar gratis la partitura de esta obra, 2º movimiento de “Secretos de Papel” en Free guitar ensemble scores with other instruments.

 

Encantarias

Te adentras en el bosque.
La noche es cerrada y oscura, pero cálida y perfumada.
Sólo oyes el ruido de tus pasos sobre la maleza, pero, de repente, en la oscuridad de la noche, oyes una música lejana… y sorprendes a las Encantarías, las hadas bondadosas del Pirineo que habitan en los ríos.
Sin ser visto, fascinado por su belleza, disfrutas de sus danzas y alegres rituales, con mucho cuidado de que no te sorprendan, ya que, si lo hacen, cae sobre ti una terrible maldición…

Puedes descargar gratis esta partitura, 3er. movimiento de “El bosque encantado” en Free guitar duo scores with other instruments.

 

The Blue Hotel. Artie Traum.

Me ilusiona presentaros esta piececita, dulce y optimista, titulada “The blue hotel”.
Os explico su historia.
Me tropecé con ella, hace pocos días, en la “Radio Swiss Jazz” y podríamos decir que fue un amor a primera vista…a pesar de su sencillez, tiene algo mágico que me seduzco desde el primer momento.
Empece a indagar por Internet sobre la obra y sobre su autor que la interpreta a la guitarra acústica, llamado Artie Traum (1943-2008).
La partitura, no existía, y está en You Tube, como no, y…oh sorpresa! sólo se había escuchado en 11 ocasiones.
Por lo que pensé que era una obra bastante desconocida y bien merecía el esfuerzo de escribir la partitura para guitarra clásica y grabarla…y aquí está.
Podrá serviros para pasar un rato agradable tocándola, dejando volar vuestros sentimientos… para vuestros alumnos, o para reenviarla a alguien que penséis que le puede gustar.

Podéis descargar gratis la partitura en Free classical guitar scores.
¡Espero que os guste! :-)

 

En el Festival Internacional de Guitarra José Tomás Villa de Petrer.

El pasado mes de julio tuvimos la fortuna de poder actuar con Ensemble XXI en uno de los Festivales de Guitarra más prestigiosos del mundo: el Festival Internacional de guitarra de Petrer (Alicante).
Presentamos con gran éxito de público el programa  “Experimenta la maravillosa fuerza interior de la música” compuesto por una selección de mis obras y guión original que he escrito para provocar dinámicas en el público que conectan con la parte más emocional y profunda de la música, usando la imaginación, la visualización de imágenes, la fuerza de la palabra, del silencio…
¡Fue una gran experiencia! :-)
José Antonio Chic, guitarraEnsemble XXI

Partitura gratis para dúo de guitarras

Me alegra presentarte el tercer movimiento de mi obra “Escenas fantásticas para dos guitarras” titulado “Los sonoros ríos de la vida” en la preciosa versión de Ana Cambra y Eva Pons.
Es una obra inspirada en la naturaleza y en mi fascinación por el agua y los ríos.
Puedes descargarla en Free guitar duo music

Partitura gratis para dúo de guitarras

Me alegra presentarte el segundo movimiento de mi obra “Escenas fantásticas para dos guitarras” titulado “El camino de pensar” en la profunda versión de Ana Cambra y Eva Pons.
Es una obra serena y expresiva inspirada en un precioso sendero del Pirineo por el que suelo pasear en soledad y dejar volar mis pensamientos al caer la tarde.
Puedes descargar la partitura completa en Free guitar duo scores.