Cuando ya no esté

Búscame en el vasto cielo azul, sin límites
Búscame en la dorada arena, dormida en la playa
En la ligera brisa nocturna que te acaricia furtiva
En el cálido sol del otoño que inesperadamente te abriga
En la dulzura del alba sobre la inmensa llanura
En el agua sobre la tierra seca
En las interminables noches blandas
En las puras estrellas errantes
En las sombras furtivas, bajo tu ventana
En el calor sigiloso sobre tus manos
En el suave aliento trémulo entre tus labios
Búscame en los días pasados
En los que vendrán
En las despedidas largas
En lo que te dije
En lo que no te dije
En el silencio que todo lo abarca y comprendre
En el silencio que todo lo sabe
Allí te estaré esperando
nostalgia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.