Una vez pasada la tormenta

En los golpes más abruptos e inesperados que da la vida, es donde tenemos la gran oportunidad de hacer aflorar nuestras más valiosas cualidades, descubrir qué es lo que realmente importa, reafirmar los lazos que nos unen a los que más amamos y, una vez pasada la tormenta, reunudar nuestro camino bajo un nuevo sol, cálido y brillante, con renovada alegría e ilusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.