Todo está en la mente.

Comprender la naturaleza humana, es comprender que en la mente se hayan la raíz del dolor, de la confusión, del sufrimiento y de la liberación de ese sufrimiento.
Entrenando la mente,  encontramos la solución para evitar todas las acciones negativas que nos llevan al sufrimiento y producen el sufrimiento.
Aprendemos a identificar los pensamientos negativos, a liberarnos del egoismo, a experimentar un genuino y auténtico sentimiento de compasión.
A comprender que todos formamos parte de un todo, y que todos los seres son, en esencia, en lo más profundo, buenos, valiosos y preciosos.
Del mismo modo, cultivando la mente, observándola, podemos encontrar también la lucidez para realizar las acciones que conducen a la felicidad propia y la de los demás.
Mediante la meditación trabajamos para convertir
el estruendoso torrente de nuestros pensamientos,
en un arroyo tranquilo y transparente,
donde todo sucede más despacio,
de esta forma podemos ver con más claridad
quienes somos, qué deseamos, qué queremos…
Conectar con la parte más auténtica,
valiosa y genuina de nosotros mismos.
La que no morirá jamás…

Apuntes del Curso “El camino interior” (III)

“Una vida, tengo una vida con más o menos dificultades. Pero si miro más allá de esas dificultades, lo que hay, lo que encuentro, es un extraordinario potencial que puedo protagonizar de una manera virtuosa. Sólo yo puedo elegir si quiero que se trate de una vida vulgar, o una vida extraordinaria. Y se torna extraordinaria cuando, haga lo que haga y en las más variadas circunstancias, observo y cuido que todo nazca de una motivación que se mueve no sólo por el propio bien, sino y sobretodo, por el bien de los demás”

Apuntes del curso “El camino interior” (II)

“Y ahora retírense en respetuoso silencio a descansar, probablemente nos veamos mañana…no olviden que es sólo una posibilidad”
(Genial frase con que despedía la meditación nocturna el monje Karma Tempa, nos hacia reflexionar siempre sobre la importancia de vivir con intensidad el momento presente y la fragilidad de la existencia humana)

Apuntes del curso “El camino interior” (I)

(Texto-plegaria bellísimo, que recitábamos al iniciar la meditación nocturna, rodeados de los sonidos de la Naturaleza)
Que todos los seres sean felices y creen las causas de la felicidad.
Que todos los seres se liberen del sufrimiento y no creen las causas del sufrimiento.
Que encuentren la noble felicidad que el sufrimiento no puede manchar.
Que alcancen la compasión universal e imparcial, más allá del prejuicio mundano de amigos y enemigos.
Todos los seres hasta donde alcanza el espacio puedan ser felices, estar libres del sufrimiento y alcanzar rápidamente el insuperable, perfecto y completo bienestar.
Con este propósito hasta que alcance la budeidad emplearé mi cuerpo, palabra y mente con virtud.
Desde hoy hasta la misma hora de mañana emplearé mi cuerpo, palabra y mente con virtud.

Curso “El camino interior” por Karma Tenpa

Del 8 al 11 de agosto de 2013, tuvimos la gran fortuna de asistir al Curso “El camino interior: el arte equilibrado entre la sabiduría y la compasión” en el Monasterio Budista de Panillo impartido por el monje Karma Tenpa.
Aunque Mari y yo somos cristianos practicantes, y era la primera vez que asistíamos a este tipo de actividad, no nos costó conectar con la profunda espiritualidad de la meditación budista y el viaje interior que nos propusieron, hacia nuestra naturaleza más profunda que contiene la parte más genuina, rica y bondadosa de nosotros mismos.
Han sido días de silencio, de quietud, de descubrimiento de un profundo y auténtico bienestar, que compartimos con un numeroso grupo de personas, al igual que nosotros, en búsqueda de la felicidad de una vida más rica y plena.
Me gustará compartir con vosotros más adelante, las frases de gran belleza y apuntes que fui tomando durante el curso.
MeditandoCon Karma Tenpa