El amor y el dolor

La vida sin amor no tiene sentido, y sólo podemos amar de verdad si estamos dispuestos a ser heridos.
Amar intensamente significa aceptar que no hay nada sólido donde agarrarse que, como todas las cosas en la vida, las relaciones humanas están también sujetas a un fluir y cambio constante.
Es en esta inestabilidad donde residen nuestros más profundos miedos y temores. Tememos perder, en algún recodo oscuro del camino, en algún giro inesperado del destino, a la persona amada, y sabemos que su pérdida nos produciría un enorme dolor, porque en el fondo quererla de verdad implica no poseerla, dejarla andar libremente, y permitir que otras personas sean también responsables de su felicidad.
Pero …¿Qué es lo que nos atrae de la otra persona?
Sería fácil responder que sus cualidades personales, su atractivo físico e intelectual, todo aquello que no poseemos y que creemos puede aportarnos.
Sin duda, en un primer momento es así pero, realmente, cuando se consolida la relación y se convierte en verdadera, son las imperfecciones que descubrimos en ella las que nos conmueven y las que nos impulsan a trabajarlas mediante la maravillosa magia transformadora del Amor.
Porque el amor es sobretodo magia.
Magia transformadora que acepta que, en las relaciones humanas, no hay nada perfecto pero, sin embargo, es precisamente en lo imperfecto donde reside la gran oportunidad de crecer, de mejorar juntos, y de entregarse uno al otro con el corazón abierto.

Un pensamiento en “El amor y el dolor

  1. Que fácil es querer cuando tanto te quieren.
    Los obstáculos nos ayudan a caminar sin soltarnos de la mano de quien nos quiere o queremos sin cadenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.